La historia guerrerista norteamericana nos revela, con sobrada elocuencia, cuál es su modus operandi. No hay nada nuevo en el guion utilizado esta vez con Venezuela, excepto algunos personajes. Otra vez el disfraz de ayuda humanitaria para enmascarar una intervención.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, rechazó este viernes la presión del presidente de Colombia, Iván Duque, y el titular de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, en su cruzada para derrocar al Gobierno legítimo de Nicolás Maduro.