Suman hasta ahora 318 los muertos por el sismo de 7,1 grados en la escala de Richter que afectó el centro de México el pasado martes, informó este domingo Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil.

Una y otra vez durante las últimas semanas se ha escuchado —con ligereza— hablar sobre la posibilidad de un congelamiento en las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington, con argumentos que rayan lo inverosímil, y se esgrime como punta de lanza un supuesto ataque acústico contra funcionarios estadounidenses en Cuba, con afectaciones a la salud de algunos de ellos.

En el segmento de alto nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas varios mandatarios se han referido a la necesidad de que Estados Unidos deje de aplicar medidas extraterritoriales.

A casi dos semanas del potente terremoto que afectó México, dejando un saldo de casi una centena de fallecidos, otro fuerte sismo de 7,1 grados sacudió ayer al centro del país.

El 19 de septiembre del 2017 tuvo lugar en Washington la sexta reunión de la Comisión Bilateral. La delegación cubana estuvo presidida por Josefina Vidal Ferreiro, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, y la estadounidense por John Creamer, subsecretario adjunto  para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.