La majestuosidad, perdida por el deterioro, va recobrándose en la ciudad de Sagua la Grande. La elegancia sobria de sus construcciones, por la que ha sido considerada una de las principales urbes neoclásicas del país, se rescata.