La reforma constitucional, además de actualizar las relaciones que se materializan entre la base económica y la superestructura social; se perfila como un espacio para dotar de legitimidad a la proyección de desarrollo que tiene como meta-fin el socialismo próspero y sostenible.