No puede ser, Fidel no morirá

No puede ser, Fidel no morirá

Algo me dice que a partir de ahora seremos mucho más los fidelistas y seremos mejores. No podemos fallarle jamás.


No vengan a tratar de confundirnos de nuevo diciendo que Fidel ha muerto. Fidel no morirá jamás. Su corazón agotado se detuvo y lo dio a conocer su leal hermano Raúl que lo siguió siempre desde niño en todas sus batallas y que nunca miente.

Claro que los revolucionarios estamos tristes, muy tristes. Pero nos queda el regocijo de que su obra está en todas partes, en los más oscuros rincones de este mundo donde un médico fue a curar un niño siguiendo su encomienda.

No escribo más, porque estoy triste y lo estoy desde esta mañana, como si un mal presentimiento me acosara el alma.

Pero algo me dice que a partir de ahora seremos mucho más los fidelistas y seremos mejores. No podemos fallarle jamás.