Bajan los números, pero no el control frente a la COVID-19 (+Audio)

Bajan los números, pero no el control frente a la COVID-19
Fotos: Estudios Revolución

Luego de varios días con un incremento de casos confirmados de la COVID-19 en el país, debido a nuevos eventos de transmisión local abiertos en La Habana y Artemisa, durante la última jornada descendió el número de personas contagiadas con la enfermedad.


Pero eso no significa que disminuyan las medidas de control, especialmente en las dos provincias que presentan la situación más complicada. Así trascendió en la reunión del Grupo temporal del Gobierno, que diariamente evalúa la situación de la epidemia en Cuba, encabezado por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz.



En su habitual presentación acerca del comportamiento de la enfermedad en el mundo y en la Mayor de las Antillas, el Ministro de Salud Pública José Angel Portal Miranda confirmó que hasta este jueves permanecían hospitalizados 153 pacientes confirmados de la COVID-19; mientras que se encontraban ingresadas para atención y vigilancia epidemiológica dos mil 130 personas.

Portal Miranda ratificó que se mantienen abiertos seis eventos de transmisión local: cuatro ubicados en la capital, dos de ellos en Centro Habana, uno en el municipio Cerro y otro en La Lisa; así como los dos eventos activos pertenecientes a la provincia de Artemisa, uno en el centro urbano de Bauta, y otro en el Consejo Popular Baracoa, perteneciente a ese municipio artemiseño.

Bajan los números, pero no el control frente a la COVID-19

Al informar acerca de la situación en el territorio, el gobernador de Artemisa, Ricardo Concepción Rodríguez, aseguró que ya concluyó la realización de muestras PCR a la población residente en las zonas de mayor complejidad.

En ese sentido, señaló que “se mantiene la cuarentena tanto en Baracoa como en Bauta, y se observa disciplina en la población”.

El gobernador apuntó que “se siguen llevando los servicios a los hogares, evitando así que la personas tengan que moverse hacia otro lugar; y estamos llamando a la vigilancia para evitar un incremento de contactos”.

En su detallada información, el gobernador de Artemisa aseveró que en el territorio se incrementan las medidas de control para evitar la aparición de nuevos casos de la COVID-19. En ese sentido, expresó la seguridad de que con el esfuerzo colectivo y el cumplimiento estricto de todas las decisiones adoptadas, Artemisa podrá estabilizar su situación en los próximos días.

Otra provincia que redobla las medidas en el enfrentamiento a la COVID-19, consciente de su decisivo papel para que Cuba pueda avanzar en la etapa de recuperación, es La Habana.

También a través de videoconferencia, la vicegobernadora Yanet Hernández Pérez se refirió a las medidas de reforzamiento en los municipios de más alto riesgo, haciendo énfasis en la realización de las pesquisas activas.

De igual manera, agregó que “se intensifica el muestreo de PCR en las zonas con mayor aglomeración de personas, y en lugares de alta vulnerabilidad como el transporte público, las cafeterías, las áreas de piscina y las playas”.

Durante el encuentro de trabajo, tres provincias de la región central de Cuba, también explicaron la situación en estos territorios, que desde el pasado 20 de julio comenzaron a transitar por la tercera fase de la etapa de recuperación, sin descuidar el cumplimiento de las medidas de enfrentamiento a la epidemia.

Cienfuegos no reporta casos positivos desde hace 91 días; Sancti Spíritus se mantiene sin contagios desde hace 82; y Ciego de Ávila acumula 64 días sin confirmar enfermos de la COVID-19.

Para las máximas autoridades de los Consejos de Defensa de esas provincias, un factor esencial en el momento actual es mantener la pesquisa activa en las comunidades, incrementar las medidas sanitarias y seguir cumpliendo con el distanciamiento físico, con el objetivo de evitar un rebrote de la enfermedad.

En medio de este combate permanente a la epidemia, otras prioridades también tienen Cienfuegos, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, encaminadas a garantizar los servicios básicos a la población, en sectores como el comercio, la gastronomía y el transporte, entre otros que marcan la vida económica y social.

La producción de alimentos está en el centro de la actividad de esos territorios, así como los preparativos para el reinicio del curso escolar y los esfuerzos para garantizar las opciones recreativas en esta etapa veraniega, que ha transcurrido en condiciones distintas, debido a la pandemia.

Ojalá que la cifra de contagiados continúe descendiendo en los próximos días; aunque no se trata de ganarle a la COVID-19 bajando los números, sino incrementando la responsabilidad ciudadana y las medidas para evitar su propagación.

Daremos la estocada final a la enfermedad con disciplina, con sentido común y preocupación por preservar la salud de nuestros familiares, vecinos y amigos.

Mientras las cifras son alarmantes y la COVID-19 ya ha contagiado a más de 16 millones de personas en el mundo, Cuba ha combatido a la enfermedad con una coherente dirección del gobierno y una incuestionable conciencia popular; por lo que la irresponsabilidad de unos pocos no puede hacer retroceder los resultados alcanzados. Salvar vidas seguirá siendo lo primero y entre todos podemos lograrlo.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.