Rumbo a la «nueva normalidad»

Rumbo a la «nueva normalidad»
La reaparición del transporte público en las provincias cubanas, con excepción de La Habana, denota a simple vista el paso a la etapa pos-COVID-19. Foto: Vicente Brito.

Sin abandonar el nasobuco, el cuidado de la higiene, ni muchas de las medidas que en los últimos meses ayudaron a contener la COVID-19, Cuba se adentra en la primera fase de la recuperación.

«La nueva normalidad», como muchos suelen llamarle a esa vuelta paulatina a la cotidianidad que la pandemia interrumpió súbitamente, comienza a abrirse paso en casi todo el país, con excepción de La Habana, al cabo de tres meses de aislamiento.

La reaparición del transporte público, el restablecimiento de servicios que estuvieron detenidos, la reapertura de la gastronomía y de parte del comercio, denotan a simple vista el paso a la etapa pos-covid-19, de una nación a la que sus detractores le auguraban la peor de las suertes.

Todavía no termina el peligro, pero no hay dudas de que la pandemia se bate en retirada, sin que jamás haya ocurrido el colapso de los hospitales, o se cumplieran, ni siquiera de cerca, las predicciones malintencionadas de quien se arriesgó a afirmar que el 4 % de nuestra población iba a morir.

Orgulloso de sí mismo y de los valores que ha forjado durante más de medio siglo, el país que dio lecciones de solidaridad y de altruismo «cuando las grandes potencias se escondieron», retoma sin traumas, muchos de sus sueños pospuestos.

El camino de la recuperación

Las playas se acondicionan para la etapa estival. Los campismos han empezado a recibir visitantes. En Pinar del Río, en pocas jornadas, se agotaron las reservaciones para lo que queda del mes de junio, y continúa la venta para el resto del verano.

En Villa Clara, la reapertura de varios centros, entre los que sobresale el Complejo Recreativo Somos Jóvenes, con sus restaurantes, parrillada y piscina, también ha tenido una acogida muy favorable entre una población que comprende la necesidad de ser responsable para evitar nuevos contagios.

Cada servicio que se pone otra vez a disposición del público, se implementa al amparo de estrictas medidas de seguridad.

El vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial de Pinar del Río y gobernador del territorio, Rubén Ramos Moreno, comentó que el uso del nasobuco, del hipoclorito para la desinfección y la distancia física entre personas siguen siendo indispensables, para evitar que el sars-cov-2 pueda resurgir.

En Cienfuegos también se respira otro aire en la ciudad: los ómnibus circulan nuevamente, reabren los espacios públicos y las dinámicas de tiempo de normalidad vuelven a apoderarse, poco a poco, de la vida de los pobladores que, pese a todo, no olvidan las medidas a seguir observando en esta etapa pos-covid-19.

Joel Castillo Fuentes, director del Grupo Empresarial de Comercio, precisó que están abiertos cafeterías, bares, centros nocturnos y cabarets, con prestación de servicios en canchas, barras o hacia el interior de salones, respetando la distancias  de, como mínimo, metro y medio entre las mesas, y teniendo en cuenta la capacidad de cada local; todas con un horario entre las 9:00 a.m. y las 6:00 p.m.

Añadió que se continuará ofreciendo el servicio de alimentos listos para llevar en la modalidad de tablets o fonda, entre las dos y las seis de la tarde. En el caso específico de los restaurantes, –29 en toda la provincia, el mayor número en la cabecera–, ya atienden al público entre  las 11 de la mañana  y las nueve de la noche, en almuerzo y comida, manteniendo la distancia, dijo Joel Castillo.

Por su parte, las barberías, peluquerías y salones de belleza (estatales y arrendados) trabajan igualmente en la Perla del Sur, mientras que las lavanderías priorizan el servicio a los centros de aislamiento y a partir de sus capacidades atenderán a la población.

Sin bajar la guardia

En Las Tunas, las autoridades aseguran que se mantendrá la vigilancia epidemiológica mediante pesquisas, el control a los viajeros procedentes del extranjero, y tres centros de aislamiento continuarán en funcionamiento para, de ser necesario, realizar ingresos.

También entre provincias se toman precauciones para mantener cerradas las puertas a la covid-19. Gretza Sánchez Padrón, directora de Salud en Villa Clara, recalcó que es preciso extremar el rigor en cada uno de los puntos de control de frontera, por su importancia para evitar una brecha que complique la situación epidemiológica del territorio.

El retorno a la normalidad marca también el reinicio de actividades productivas, y un mayor auge de otras que nunca se detuvieron, como la agricultura. En Holguín, ello implica la siembra, hasta la fecha, de 18 000 hectáreas correspondientes a la campaña de primavera, y la aspiración de llegar a 29 000 al cierre del mes de agosto, afirmó Julio César Estupiñán Rodríguez, vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial.

El turismo, esa gran industria sin chimeneas que tira de la economía de la Isla, ha comenzado a recibir a huéspedes nacionales, y se prepara para el arribo de visitantes extranjeros posteriormente.

Regla Dayamí Armenteros, delegada del Mintur en Villa Clara, explicó que para la apertura al turismo internacional, en esa provincia se han alistado cuatro hoteles en la cayería norte, con todos los protocolos sanitarios activados.

Regresan también a prestar sus servicios las cuatro instalaciones de Campismo Popular en Cienfuegos (Cinco Azúcar, Jagua, playa El Inglés y la Villa Guajimico). Mientras que la Sucursal Islazul comercializa Villa Yaguanabo, además de los hoteles Pasacaballo y Punta La Cueva, complementó Gihana Galindo Enriquez, subdelegada del Ministerio de Turismo en el territorio.

A la par del sector estatal, la actividad por cuenta propia, afectada también por la pandemia, vuelve a aflorar. Solo en Holguín, se han reincorporado a sus labores unos 7 000 cuentapropistas.

De la etapa más dura del enfrentamiento al nuevo coronavirus, no obstante, quedan medidas que demostraron su efectividad y las autoridades han decidido preservar. El vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial de Pinar del Río, Rubén Ramos Moreno, por ejemplo, señaló que en la capital pinareña se les sigue llevando los productos alimenticios a personas vulnerables. Más de mil núcleos se benefician con esta práctica, según el dirigente.

Además, se mantienen opciones que han tenido aceptación, como el servicio a domicilio en la mayoría de los restaurantes, y la elaboración de comida para llevar.

Las predicciones manipuladoras de que Cuba no tenía la infraestructura «para aguantar un virus como este», de que la covid-19 provocaría aquí un caos sanitario, han quedado tan mal paradas que ya nadie las recuerda.

Acostumbrada a lidiar con la mentira y el acoso de quienes no le perdonan el «pecado capital» de no rendirse, la Isla que envió brigadas médicas a 28 países en medio de la pandemia, respira saludable, sonríe, sueña. Y sin olvidar que el sars-cov-2 ha repuntado en aquellas naciones que se confían, celebra el retorno a la normalidad, como quien ha peleado duro por la vida, y ha vencido.

Algunas de las Medidas a implementar en la fase 1 de la recuperación

Turismo:

Las instalaciones de Campismo abrirán para el verano, con un protocolo de medidas sanitarias propias.

Iniciar la apertura del turismo con el mercado interno, implementando los protocolos aprobados para la seguridad higiénico-sanitaria.

Los hoteles operarán con todos sus servicios, con una ocupación de hasta un 60 %, en función de las características de cada instalación, siempre que se asegure el distanciamiento físico en todas las áreas.

Los servicios extrahoteleros abren con una ocupación de entre un 40 y un 50 %, cumpliendo las medidas de distanciamiento y el protocolo de higiene y seguridad.

Comercio y Servicios

Se mantiene la venta regulada o controlada de viandas y hortalizas en la red de mercados y puntos de ventas estatales, a criterio de los territorios. Priorizar la venta de productos agrícolas a adultos mayores de 65 años en sus casas o el barrio.

Restablecer en los restaurantes y cafeterías los servicios gastronómicos, limitando sus capacidades entre el 30 y el 50 %, garantizando la separación entre las mesas a una distancia no menor de 1,5 metros.

Los bares, centros nocturnos, cabarets y discotecas prestarán servicios para consumir en el lugar, cumpliendo las medidas de distanciamiento físico y limitando la cantidad de personas hasta un 50 % de su capacidad. No se realizarán actividades bailables.

Transporte

Se mantienen habilitados puntos médicos en las terminales de ómnibus nacionales, trenes y terminales de vuelos nacionales.

Se restablece con limitación el transporte público urbano (incluye el rutero), intermunicipal y rural, estatal y privado. Se inician los viajes en los horarios pico en correspondencia con las prioridades de los territorios, aprovechando la capacidad máxima de los medios y estableciendo el control de las medidas higiénico-sanitarias.

Fuente: Tabloide con las medidas diseñadas para cada una de las tres fases de la etapa de recuperación pos-COVID-19 en Cuba.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.