Restricciones a cruceros afectan a cuentapropistas cubanos

Restricciones a cruceros afectan a cuentapropistas cubanos

Las nuevas restricciones del gobierno norteamericano que prohíben los viajes de cruceros y otras embarcaciones recreativas desde ese país hacia Cuba afectan al sector de cuentapropistas en la Isla, a los que la política de Donald Trump dice apoyar.


Carlos Cristóbal Márquez Valdez, propietario de la célebre paladar San Cristóbal, asegura que aunque es muy temprano para llegar a conclusiones, se puede hablar de un descenso evidente en el número de clientes.

El último crucero de los Estados Unidos partió de La Habana el miércoles 5 de junio, culminando así con el alza de esta actividad en Cuba, que llevó a cientos de miles de estadounidenses a la Isla.

En respuesta, los trabajadores del restaurante señalaron que su deber es el mismo: continuar ofreciendo un servicio de excelencia y mantener las puertas abiertas para recibir a los visitantes, sin importar su procedencia.

Márquez Valdez consideró que el presidente de Estados Unidos debe pensar mejor las medidas coercitivas de este tipo, que además de afectar a las relaciones entre los países, también alejan a los pueblos.

Ismel Arias Gómez, joven trabajador del lugar, recordó que antes del arribo de los cruceros desde Estados Unidos, los restaurantes y negocios privados ya existían, por tanto, aunque haya que adaptarse a esta realidad, no es nueva, y mucho menos imposible de zanjar.

El restaurante es famoso por la visita de una veintena de presidentes y muchos artistas, pero más aún por haber recibido al anterior mandatario norteamericano Barack Obama, en la primera visita de un jefe de Estado estadounidense a Cuba en varias décadas.

Las excursiones preparadas para los cruceristas, incluyen paladares, fincas, negocios privados y ferias de artesanías, además de paseos en antiguos autos convertibles norteamericanos, las afectaciones por la falta de clientes puede tocar a todos.

Otras comunidades portuarias cubanas como Cienfuegos y Santiago de Cuba verían los mismos efectos tras estas medidas del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.