El pueblo reconoce el valor de la inteligencia colectiva

El pueblo reconoce el valor de la inteligencia colectiva

Favorables en su mayoría son los criterios recogidos por diferentes vías respecto a las adecuaciones de las normas jurídicas del trabajo por cuenta propia, que entraron en vigor este 7 de diciembre.


El perfeccionamiento de algunos aspectos de la Política para el trabajo por cuenta propia pone de manifiesto la voluntad política del Gobierno de continuar desarrollando esta nueva forma de gestión, y de escuchar criterios y opiniones del pueblo, la inteligencia colectiva, afirmó Marta Elena Feitó Cabrera, viceministra primera del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

En declaraciones a la prensa este viernes, la funcionaria dijo que dichos cambios encuentran su expresión en las dos normas jurídicas publicadas en la Gaceta Oficial extraordinaria No. 77, del 5 de diciembre, las resoluciones No.24, del MTSS, y la No. 904, del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP).

El Presidente cubano opinó ayer en Twitter sobre este proceso.

Un monitoreo de los comentarios publicados en las redes sociales y páginas web evidencia valoraciones muy favorables, aunque persisten dudas sobre su implementación, para lo cual se mantendrán espacios de información a la población, tanto en medios de prensa locales como nacionales, manifestó.

Aclaró que ahora fueron cuatro modificaciones, pero otro grupo de opiniones se seguirán valorando con vistas a continuar el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia, «que desde el año 2010 ha tenido varios procesos, siempre a favor del desarrollo de esa forma de gestión», y ejemplificó con la aprobación del régimen especial de Seguridad Social y la extensión de la contratación de trabajadores a todas las actividades.

Al referirse a la carencia de límite de capacidades en los servicios de bar y recreación, en restaurante y en cafetería, aclaró que no hay ninguna autoridad ni nivel de aprobación para determinarlo.

La viceministra subrayó que a pesar de los cambios recogidos en la resolución modificativa del MFP, permanecen las dudas asociadas a la apertura y operatoria de la cuenta bancaria fiscal, y para evacuarlas los funcionarios pertinentes harán otras precisiones en las próximas horas.

En relación con los carretilleros y la venta ambulatoria de productos agropecuarios reiteró que la suspensión es solo para nuevas autorizaciones, que quienes ejercen esa función pueden continuar, en tanto no solo resulta una fuente de empleo, sino además de ayuda, sobre todo para las personas de la tercera edad que habitan lejos de los mercados o tienen movilidad restringida.

La actuación tiene que ser –puntualizó– contra aquellos que de manera ilegal e inescrupulosa revendan a precios sobredimensionados y violen el fisco.

Reiteró que quienes vayan a desarrollar la actividad de asistente para la atención educativa y cuidado de niños requieren la licencia sanitaria que otorga el Ministerio de Salud Pública y deben cumplir exigencias específicas, lo cual es considerado de manera permanente por este organismo y el Ministerio de Educación, dado el impacto que tiene en la atención y cuidado de los infantes.

Persiste la limitación de que el tenedor de libros no labore en el sector estatal, pues tal desempeño fue enfocado solo hacia la prestación del servicio entre los trabajadores por cuenta propia (TCP), donde los cálculos son simplificados y distan de acercarse a lo exigido en el sistema contable de las empresas en el país.

Tema recurrente es la necesidad del mercado mayorista, solo que por las condiciones económico financieras actuales resulta imposible abrirlo en este momento, expresó la vicetitular, quien agregó que la reapertura de otorgamiento de licencias este viernes había transcurrido sin aglomeraciones de público, y que en las instancias municipales de su organismo existen las condiciones para recibir a los que concurran con los documentos necesarios para el trámite.

Al cierre de octubre, 588 916 personas ejercían como TCP a nivel nacional, lo que representa el 13 % de la fuerza laboral empleada, sin duda un complemento del trabajo estatal.