Londres: OTAN cierra cumbre marcada por tensiones

Londres: OTAN cierra cumbre marcada por tensiones
Foto: Tomada de Prensa Latina.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cerró en Londres, Inglaterra, una cumbre que estuvo más marcada por las desavenencias que por el carácter celebratorio que debía tener, a tono con el aniversario 70 de la alianza militar.

El encuentro, que tuvo lugar en un lujoso hotel de las afueras de Londres, concluyó con una declaración final en la que se afirma que Rusia representa una amenaza para la seguridad euroatlántica, y se declara el espacio como parte del dominio operacional de la OTAN.

El documento, aprobado por los gobernantes de los 29 países miembros, también incluye en el mismo párrafo en el cual hace mención a Moscú, al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, y a los ciberataques.

Aunque después se trata de matizar la referencia a Rusia con la afirmación de que la OTAN está abierta al diálogo y a favor de una relación constructiva con la nación euroasiática, el texto advierte que el bloque responderá de forma 'responsable y comedida' al despliegue de misiles rusos de mediano alcance.

Respecto al espacio exterior, la Declaración de Londres reconoce su importancia para mantener a salvo a la organización y enfrentar los retos a su seguridad.

Estamos aumentando nuestras herramientas para responder a los ciberataques, y fortaleciendo nuestra habilidad para prepararnos y defendernos de tácticas híbridas que buscan socavar nuestra seguridad y la sociedad, señala.

En otro punto, el documento refiere que los gobernantes también reconocieron que la creciente influencia y las políticas internacionales de China constituyen una oportunidad y un reto que necesita ser analizados de manera conjunto por la OTAN.

A pesar de las quejas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre las escasas contribuciones del resto de los aliados, el bloque reiteró su compromiso con aumentar las inversiones en defensa, a tenor con el acuerdo de que cada país destine el dos por ciento de su Producto Interno Bruto para esos menesteres.

El pago de las cuotas no fue el único punto de conflicto en la cumbre diseñada para celebrar el aniversario 70 de la organización, a pesar de que su secretario general, el noruego Jens Stoltenberg, trató de minimizar los desacuerdos, e hizo hincapié en los resultados de la reunión.

Permanecemos juntos, todos para uno y uno para todos. Nuestro compromiso con la cláusula de defensa colectiva es inquebrantable, aseveró el funcionario.

Para muchos, sin embargo, lo más destacado de la reunión fueron los encontronazos entre Trump y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, por unas polémicas declaraciones que hizo este último días atrás, cuando afirmó que la OTAN padecía de muerte cerebral.

La circulación este miércoles de un video en el que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, parecía estar burlándose del mandatario estadounidense en una conversación informal con otros participantes durante una recepción en el Palacio de Buckingham, también echó más leña al fuego.

Interrogado al respecto por la prensa, Trump dijo que Trudeau era un hipócrita, y que estaba molesto porque él le había reclamado que pagara lo que debía a la OTAN.

Tras esa intervención, el mandatario norteamericano anunció que cancelaba su aparición en una rueda de prensa que estaba programada, y que emprendería el regreso a Washington una vez que celebrara algunas reuniones bilaterales que tenía pendientes.