Continúa persecución de EE.UU. contra barcos que transportan petróleo a Cuba

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció este martes sanciones contra otros seis buques petroleros de la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA), por transportar crudo a Cuba.


   La medida de Washington es parte del embargo petrolero unilateral impuesto contra el gobierno de Caracas y continúa la persecución a la entrada de petróleo a Cuba, con severas consecuencias para la economía cubana.

   El anuncio ocurre poco después de que la Segunda Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptara una resolución contra las medidas económicas unilaterales como medio de ejercer presión política y económica sobre los países en desarrollo; solo Estados Unidos e Israel votaron en contra.

   Dicho documento establece que ningún país puede aplicar o fomentar el uso de medidas unilaterales económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado, a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos.

   Constantemente Cuba ha afirmado que las medidas de Washington son un ejercicio de extraterritorialidad, al estar dirigidas contra actividades de terceros países sobre los cuales Estados Unidos no tiene potestad alguna, en una violación de normas elementales del derecho internacional y la soberanía de naciones independientes.

   La administración estadounidense, con Donald Trump a la cabeza, aplica actualmente este tipo de sanciones económicas a una veintena de países.

   En el caso cubano, las autoridades han declarado que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington desde hace casi seis décadas es el principal obstáculo para el desarrollo de su economía y el pleno disfrute de todos los derechos humanos del pueblo de Cuba.

   Corrobora esa afirmación una resolución aprobada el 7 de noviembre último en la Asamblea General de las Naciones Unidas contra el bloqueo estadounidense, con 187 votos a favor; tres en contra y dos abstenciones.

   Las Naciones Unidas aprobaron, por décimoctava ocasión, el proyecto de resolución: Necesidad de poner fin al embargo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, que denuncia esa política hostil como el sistema de sanciones unilaterales más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno.

   Según fuentes oficiales, los daños acumulados durante casi seis décadas de aplicación del bloqueo estadounidense contra Cuba alcanzan la cifra de 138 mil 843, 4 millones de dólares.