Colombia: Jornada de paro nacional deja tres muertos

 Colombia: Jornada de paro nacional deja tres muertos
Foto: Iván Valencia/AP.

Carlos Holmes Trujillo, ministro de Defensa de Colombia, informó este viernes que tres manifestantes murieron y se registraron 273 heridos en las protestas que tuvieron lugar la víspera en este país contra las políticas del Gobierno del presidente Iván Duque, que culminaron con un histórico cacerolazo.

"En las últimas horas las autoridades han confirmado la muerte de dos personas en Buenaventura, en medio de los disturbios, y una más en Candelaria, ambos en los departamentos del Valle del Cauca", dijo Trujillo en rueda de prensa, quien añadió que entre los heridos se encuentran "148 militares, 122 civiles y tres policías".

El ministro detalló que las dos personas que fallecieron en Buenaventura murieron "en una intención de saqueo" a un centro comercial durante la noche, lugar al que la fuerza pública acudió "a hacerle frente".

Según dijo, en ese operativo policial para detener el "saqueo", resultaron heridos un intendente de la Policía y un infante de Marina.

Trujillo, además, informó que 98 fueron detenidas y otras 207 fueron conducidas a estaciones de Policía; también, se hicieron 53 allanamientos.

El funcionario indicó que, producto de la jornada de protestas de este jueves, la Inspección de la Policía Nacional abrió 11 indagaciones preliminares en Bogotá, Manizales, Valle, Cali y Cartagena "ante denuncias de posibles irregularidades en el proceder de miembros de la Policía".

Las declaraciones del ministro de Defensa se producen luego de que en varias ciudades, los manifestantes denunciaron abusos de la policía a las protestas pacíficas.

¿Por qué protestan los colombianos?

Con más de 6 mil menciones en la red social Twitter, la etiqueta #Cacerolazo ya es tendencia a nivel nacional y los usuarios reportan que la protesta continúa con el uso de estos utensilios de cocina. Foto: Reuters.

El jueves se convocó en Colombia un paro nacional por sindicatos, jubilados, trabajadores y estudiantes "contra el paquetazo de medidas regresivas en materia económica, social, laboral y ambiental, por la vida, la paz y los derechos humanos", según indicó, en un comunicado, el Comité Nacional de Paro.

Los convocantes han señalado que el Ejecutivo prevé realizar una serie de reformas laborales, pensionales y tributarias que apuntarían hacia el desmejoramiento de las condiciones de los trabajadores y jubilados y a la privatización del Estado.

Con más de 6 mil menciones en la red social Twitter, la etiqueta #Cacerolazo ya es tendencia a nivel nacional y los usuarios reportan que la protesta continúa con el uso de estos utensilios de cocina, populares en las últimas movilizaciones sociales en el país.

En Bogotá, que registró los enfrentamientos más fuertes entre encapuchados y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía Nacional, el cacerolazo llegó hasta barrios que las protestas no alcanzaron en el transcurso del día.

En un nuevo programa televisivo, denominado 'Contacto con Duque', que el mandatario estrenó el pasado domingo, desmintió los señalamientos en su contra, argumentando que el Gobierno no había presentado ningún proyecto de reforma laboral ni pensional.

También hubo un llamado del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) para manifestar contra el bombardeo donde murieron por lo menos ocho niños en el Caquetá, los asesinatos en este año de 52 indígenas en el departamento del Cauca, de 155 líderes sociales y de más de 50 exguerrilleros desmovilizados. Asimismo, para pedir el cumplimiento de los Acuerdos de Paz.

Según Trujillo, en la jornada convocada para este jueves participaron aproximadamente 253 mil personas, en 622 actividades.

Sin embargo, el Comité Nacional de Paro señaló que en las manifestaciones participaron "más de la mitad de los colombianos" —el país tiene poco más de 49 millones de habitantes— en más de 500 de los mil 122 municipios del territorio.

La jornada culminó con un histórico cacerolazo, en muchas ciudades y zonas rurales de Colombia.

La protesta se mantendrá

Enfrentamiento entre manifestantes y policías en una protesta en Bogotá, 21 de noviembre de 2019. Foto: Luisa González.

El Comité Nacional de Paro ha informado que las protestas contra el Gobierno de Duque no se detienen.

Por lo pronto, han convocado a las plazas principales del país, a partir de las 16:30 horas (hora local) de este viernes, para realizar un nuevo cacerolazo.

Previo, y luego de culminar la jornada de protestas de este jueves, el comité a cargo del paro solicitó una reunión inmediata con el presidente Duque con el objetivo de debatir los motivos que impulsaron las movilizaciones.

Advirtieron que volverán a movilizarse si el Gobierno no atiende los reclamos ciudadanos.

(Tomado de RT y Telesur)

Vea también:

1
comentarios
  • oscar rodríguez

La sufrida América Nuestra, la de origen indio matizada con el dolor de los hijos arrancados por la fuerza a África y con los inmigrantes europeos venidos en tiempos y circunstancias disímiles, anda convulsa por estos días. La ingobernabilidad parece ser un signo del desgaste del modelo capitalista. Donde los pobres llegaron al poder, por las vías diseñadas para perpetuar el poder de los ricos, se deshacen gobiernos, a través de golpes mediáticos, judiciales, policiales, militares con evidentes caracteres fascistas. Allí donde los ricos ganaron elecciones las medidas neoliberales levantan multitudes aparentemente dormidas. Se están matando los hermanos en las calles, se violentan derechos, se alimenta el odio. Las economías se destrozan, la precariedades se incrementan.
Son duros tiempos de crisis y es difícil encontrar un camino para bien de las mayorías porque lo que si está claro es que hay lucha de contrarios, la existencia de unos presupone la desaparición de otros. Es hora de pensar en un proyecto que abarque a todos y que nadie quede desamparado; sí, aunque les parezca duro hasta los autoexcluidos deben ser respetados. A nadie debe faltarle el pan, la educación, el amor, la solidaridad. Y ese mundo mejor es posible y además impostergable.