El viaje de los reyes a Cuba y las contradicciones de la política española

El viaje de los reyes a Cuba y las contradicciones de la política española

Las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores de España, Alfonso Dastis, en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, fueron irrespetuosas y con un claro espíritu injerencista hacia Cuba.

Las contradicciones en las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores de España, Alfonso Dastis, acerca del posible primer viaje oficial a Cuba de los reyes de España Felipe VI y Letizia, presentado por él a los medios de prensa como un gran logro tras su visita de septiembre pasado a La Habana, fue destacada en la mañana de este martes por el diario Juventud Rebelde.

El rotativo cita las informaciones trascendidas de las audiencias y las declaraciones en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, donde los partidos de derecha Ciudadanos y Popular asumieron una posición injerencista al interpelar sobre este tema a Alfonso Dastis.

La respuesta de Dastis al respecto, contradiciendo sus declaraciones del 2017, fue: «No es que se suspendiera la visita real, es que nunca llegó a plantearse, o nunca llegaron a iniciarse los preparativos para ella».

Aunque reconoció que España sostiene suficientes lazos con Cuba como para justificar una visita a cualquier nivel.

También declaró — al inicio de su intervención—que seguía trabajando en «unas relaciones dinámicas y estructuradas con la isla, con la que desarrollamos un diálogo constructivo», aunque marcó diferencias en otros asuntos, como el tema de los derechos humanos, uno de los más expuestos cuando se intentan imponer paradigmas y concepciones políticas o disfrazar las carencias propias.

Como resulta usual en discursos de este tipo, también Alfonso Dastis intentó dar al pueblo cubano lecciones de democracia y habló de su modelo de «libertad», la misma que —como señala JR— es muy discutida por los propios españoles, quienes se ven desalojados cuando no pueden pagar el alquiler; todo por ejercer su «derecho» a quedar desempleados debido a los vaivenes de la economía, y también de la política.

«Hay, como ustedes saben, unas elecciones previstas para la primavera, ya veremos lo que ocurre después», agregó en referencia a nuestro más importante proceso político y social.  

El suspenso implícito en esta declaración lleva a preguntarse qué circunstancia tendría que existir, según Dastis, para propiciar la visita del Jefe de Estado español a la Isla, resalta Juventud Rebelde, donde se expresa que la única circunstancia posible son las relaciones diplomáticas basadas en el respeto mutuo, reciprocidad, igualdad y no injerencia en los asuntos internos, que son los principios en los que cree Cuba.