No hay palabras que puedan describir en su entera magnitud las emociones vividas por los 90 productores de Camajuaní del movimiento político productivo de vanguardia creado por el 90 cumpleaños de Fidel, durante su breve pero intenso viaje a Santiago de Cuba para rendirle tributo ante la piedra invulnerable que guarda sus cenizas.

Devenida desde su apertura en homenaje especial a su creador y máximo impulsor, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, la Feria Internacional del Libro cerró su edición 26 en Santiago de Cuba, donde el ministro de Cultura Abel Prieto Jiménez tuvo a su cargo la presentación del emotivo libro Exequias, Fidel Castro Ruz.

Es la tarde del 16 de abril de 1961 en la céntrica esquina de las calles 23 y 12 en el capitalino barrio del Vedado, Fidel Castro habla a su pueblo, que reunido en esta intersección rendía tributo a las víctimas del cruel bombardeo perpetrado la víspera por aviones norteamericanos contra las bases de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba y que dejara el lamentable saldo de 7 muertos y más de 50 heridos.

El primer ministro de la República del Congo, Clément Mouamba, depositó una flor y guardó un minuto de silencio en homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, ante la roca monumento que atesora las cenizas del líder de la Revolución Cubana, en el cementerio Santa Ifigenia.

El espectáculo multidisciplinario está inspirado y dedicado a la figura del Comandante en Jefe, y recrea a través de la danza, el teatro, la música y el lenguaje audiovisual pasajes de la vida del líder cubano durante su niñez, adolescencia y juventud.

Los jóvenes de hoy y de mañana, no disfrutarán mi privilegio de no haberme perdido jamás un discurso de Fidel. Pero cuentan con el infinito surtidor de sus ideas que constituye hoy nuestra trinchera irreductible.