Remedios es más que parrandas, más que rivalidad el año entero entre los barrios El Carmen y San Salvador, más que pirotecnia y desafiantes carrozas. A quinientos cinco años de esta ciudad norteña, rival de otras urbes cosmopolitas y dotada de una magia muy suya, Remedios nos recibe, siempre sonriente, maquillada, y bella.

San Juan de los Remedios, es de esas villas que cautivan y embrujan. Al andar sus calles se fusionan colonia y actualidad para descubrir un escenario de leyendas, tradiciones y hospitalidad. Este 24 de junio, la octava villa fundada por los españoles en Cuba se enseñorea vetusta y tierna para festejar, junto a sus hijos un pasado célebre y un futuro halagüeño de más de medio siglo.

Inmersos en un cronograma de selección de los primeros híbridos del género Colocasia obtenidos en Cuba, los expertos del Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales (INIVIT) -único de su tipo en el país, enclavado en el municipio villaclareño de Santo Domingo- apuestan por la expansión del cultivo de la malanga, estratégico en las condiciones actuales de la Mayor de las Antillas.

En el villaclareño municipio de Camajuaní, estas dos familias vivieron una restrictiva cuarentena hace alrededor de un mes. En la céntrica calle Independencia parecería imposible hablar de agricultura urbana en medio de la COVID-19, pero sí, estas dos familias aprovecharon sus patios para complementar la ayuda de la dirección del Consejo de Defensa, y así poder llevar variados platos a la mesa y aliviar sus dolencias. Estas son dos familias que explotan la agricultura hogareña en tiempos de pandemia.

Santa Clara despertó la víspera con los efluvios de Día Internacional del Yoga, que desde 2015 y por iniciativa de Naciones Unidas, se celebra cada 21 de junio.