Cumplió su plan refinería Quintín Banderas, de Corralillo

A pesar de las afectaciones sufridas tras el paso del huracán Irma, nada impidió que la refinería Quintín Banderas, de Corralillo, se erigiera con el cumplimiento de su plan técnico económico anual.

A pesar de las afectaciones sufridas tras el paso del huracán Irma, nada impidió que la refinería Quintín Banderas, de Corralillo, se erigiera con el cumplimiento de su plan técnico económico anual.

 
Diosdelín González Santana, director de este central refinería, subrayó que se concretaron las 49 mil toneladas de azúcar blanco previstas en el programa y tienen el compromiso de aportar otras cinco mil  extras, las que tienen como principal destino el consumo de la población, el suministro a centros hospitalarios, educacionales y la industria de dulces y bebidas, así como al sector turístico.
 
Señaló que  cerca del 70 por ciento del azúcar blanco fabricado tuvo lugar a partir del uso de la biomasa, es decir del bagazo, la paja de caña y otros deshechos de la industria azucarera con el consiguiente ahorro de combustibles fósiles.
 
Los agroazucareros de  Villa Clara tienen el compromiso de aportar más de 100 mil toneladas de azúcar refino, donde también  tienen un aporte importante las refinerías George Washington de Santo Domingo y Chiquitico Fabregat, esta última que solo labora durante el desarrollo de la  zafra.

 González Santana precisó que  simultáneamente se continúa con las labores de alistamiento de la parte del central dedicado a la producción de azúcar crudo, donde se acometen un grupo de acciones para resarcir los atrasos provocados tras el paso del huracán Irma a fin de arrancar el venidero 20 de diciembre.