Pastores por la Paz de visita en Villa Clara

Con un mensaje solidario al pueblo cubano llegaron a Villa Clara los integrantes de la Vigésimo Octava edición de la Caravana Pastores por la Paz quienes inician así una visita de una semana a este territorio.

Con un mensaje solidario al pueblo cubano llegaron a Villa Clara los integrantes de la Vigésimo Octava edición de la Caravana Pastores por la Paz quienes inician así una visita de una semana a este territorio.




Luego del recibimiento, Gail Walker, Directora ejecutiva de IFCO, Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria, al frente de Pastores por la Paz, manifestó estar muy feliz de llegar a esta provincia, por la cual su padre, el Reverendo Lucius Walker sentía un cariño muy Grande. “Él tenía un espacio en su corazón para Cuba, pero por Santa Clara tenía un sentimiento especial•, manifestó emocionada.
Significó que en el aniversario 25 de Pastores por la Paz y el aniversario 50 de la caída del Comandante Ernesto Che Guevara en tierras bolivianas, era muy importante recordar ambas efemérides y rendir tributo al Guerrillero Heroico en la ciudad de Santa Clara, donde reposan sus restos.
Iris Menéndez, delegada del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos en Villa Clara informó que el programa de la estancia en el territorio incluye intercambios en comunidades, visitas a proyectos culturales como el Centro Cultural El Mejunje y el Grupo teatro Escambray, intercambio con iglesias, visitas a los municipios de Placetas y Manicaragua, donde recorrerán el poblado montañoso de Jibacoa. También protagonizarán el tributo al Che y sus compañeros de lucha.
Al darles la bienvenida la dirigente del ICAP reafirmó que “los villaclareños están felices de que la Caravana haya decidido realizar sus actividades principales sean en este territorio”.
En sus declaraciones, Gail Walker recodó que estas caravanas comenzaron en 1992, “y pensamos que Villa Clara era un buen lugar para venir este año, justamente a cincuenta años de la desaparición física del Che Guevara, quien sigue siendo un paradigma para el mundo”, insistió.
Sobre la actual política de retroceso del Presidente norteamericano Donald Trump con el anuncio del recrudecimiento del bloqueo a la isla, Walker reafirmó “Nosotros ya estamos dando una respuesta, apoyamos al pueblo de Cuba, el derecho a la autodeterminación y nuestro derecho a viajar a Cuba,  encontrarnos con nuestra familia cubana, y expresar nuestra solidaridad. Como decía mi padre, el amor es la licencia que necesitamos y así representamos a la mayoría del pueblo norteamericano que quieren relaciones normales con Cuba.
En idioma español dijo emocionada: “Gracias por su heroísmo, su ejemplo y por lo que dan al mundo, por lo que ustedes han dado a otros pueblos. Fidel Castro y este pueblo es ejemplo ante el mundo y  para nosotros es un honor y poder constatar qué es Cuba en realidad, es una oportunidad para nosotros seguir luchando por un mundo mejor”.
El grupo está conformado por 28 personas de diferentes oficios y profesiones y proceden de varias ciudades de Estados Unidos, México, y Europa.
El joven José Campos, vinculado a un programa de escuelas secundarias en Nuevo México, Estados Unidos dijo que “el pueblo cubano ha sido cariñoso, muy abierto y franco, hemos venido a seguir fomentando nuestra conciencia, podremos regresar a nuestros hogares, comentar cual es la verdadera realidad de esta isla,  y ahora estamos en Villa Clara para conocer más de cerca la historia de la revolución”.  
Por su parte, Isaac Guazo, pastor de una Iglesia Metodista en México, argumentó que “el ejemplo de Fidel Castro siempre ha sido muy importante para nosotros, es un símbolo de resistencia contra el capitalismo. Llegar a la tierra donde se concreta esa revolución nos da esperanza de que es posible buscar alternativas para este mundo. Fidel, el Che, Camilo Cienfuegos, son figuras representativas de lo que es y debe ser el ser humano”.
Más adelante confesó que “nos despierta muchas expectativas saber cómo este pueblo sigue caminando a pesar del bloqueo. El  Monseñor Oscar Arnulfo Romero dijo: “si me matan yo resucitaré en el pueblo” y de alguna manera, lo que sucede con el Che es lo mismo, hoy resucita en nuestros corazones, en los pueblos y en los que se comprometen con la revolución”.