Fortalecen relaciones de hermanamiento centrales de Cuba y México

Luego de  cuatro años de  firmada el acta de hermanamiento entre los centrales "Refugio" de México y "Panchito Gómez Toro" de Quemado de Güines se revisó el cumplimiento de los acuerdos derivados de ese proceso de relaciones de cooperación.

La delegación mexicana inició el programa con un recorrido por las diferentes áreas de la industria y concluyó en el laboratorio donde   el ingeniero  Manuel Enrique Poy, director General del Grupo Motzorongo, brindó una amplia panorámica de la situación de la agroindustria azucarera en el mundo, ofreciendo detalles sobre la situación del combustible, los alimentos, las materias primas y sus precios, entre otros asuntos que fueron de interés para los presentes.

Posteriormente tuvo lugar un fructífero encuentro en el centro de capacitación, situado en áreas aledañas al central, perteneciente a la empresa de servicios «ESAZUCAR», que contó con  la presencia, además,  del Freddy del Carmen López Méndez,  contralor corporativo del  Grupo Motzorongo, junto a otros integrantes de la comitiva azteca. 

Por la parte cubana asistieron Miguel Toledo Wilson y Manuel Alonso Padilla,  secretarios ejecutivo y   de Relaciones Internacionales y proyectos de la Asociación Nacional de Técnicos Azucareos de Cuba, ATAC; Félix Hernández Blanco, presidente de  esa asociación en Villa Clara y directivos y técnicos de las unidades de atención a productores en central "Panchito Gómez Toro".

La  reunión trató sobre el desarrollo de la presente zafra  en ambos ingenios, logros y dificultades de la producción de crudo y de la cosecha, los   precios de la caña y algunas características  actuales del mercado azucarero mundial y los problemas que plantea a los productores y agricultores, en particular para México,   en medio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Otro tema de interés fue la presentación   de  los resultados de este hermanamiento durante estos  primeros cuatro años a cargo de Ana Rosa Trujillo Escobar, presidenta de la filial de base de la ATAC, quien mostró el   proyecto para la construcción de la casa del técnico azucarero, en el que la parte mexicana mostró su incondicional interés de colaboración y compromiso.

Tras la conclusión del provechoso encuentro,  Manuel Enríquez Poy tuvo palabras de elogio por los éxitos de este  hermanamiento y destacó como ambos ingenios han estrechado sus lazos de intercambio de técnicos y de experiencias, además de impulsar la capacitación.

Este hermanamiento, entre centrales azucareros de ambas naciones, fue el segundo que se realizó. El primero tuvo lugar en enero de 2010, entre el Central Motzorongo, del estado de Veracruz, y el central "Mario Muñoz",  de la provincia de Matanzas.