Mensajes de amor (+Audio)

Foto: Carlos Rodríguez Torres

El Doctor Rafael Ibáñez Azán y su esposa, la Licenciada en Enfermería Belkis González Santos, constituyen una pareja unida en la vida y en la profesión.


Ahora acaban de compartir una historia que jamás podrán olvidar. Luego de dos años junto al pueblo boliviano, estos colaboradores internacionalistas acaban de regresar a la patria con las frentes altivas y el orgullo del deber cumplido. Ellos vivieron los duros y tristes momentos del Golpe de Estado contra el Presidente Evo Morales y también son portadores de un sentimiento de amor que nada ni nadie podrá borrar.

“Venimos con mucho dolor al dejar a este pueblo, que ha perdido muchos de los logros que el Presidente Evo Morales había alcanzado en el sector de la salud”, afirma  Ibáñez, mientras su esposa recuerda que en los últimos tiempos todo fue muy difícil después del golpe de Estado, con las campañas difamatorias, las provocaciones al personal de la salud, “sin embargo nos mantuvimos muy unidos, siempre con la confianza de que el Gobierno cubano jamás nos abandonaría”.

Belkis significó cómo el pueblo boliviano necesitaba del apoyo del personal médico cubano, y resaltó cómo aprendieron de su rica cultura y tradiciones.

El Doctor Rafael y su esposa Belkis trabajaron durante el mayor tiempo de su misión en la Clínica del colaborador en la Paz, capital de Bolivia. Allí atendieron a colaboradores, personal diplomático, así como a trabajadores de la Agencia Prensa Latina y familiares de compañeros de la guerrilla del Che.

Hoy aún están impactados por los días tan difíciles vividos tras el golpe de estado donde fueron testigos de la represión, la violencia y de las campañas de mentiras contra el personal médico cubano, instantes muy duros que fueron superados por la disciplina y la confianza en el Estado revolucionario y en el respaldo de nuestro pueblo.

Esta pareja de colaboradores internacionalistas cubanos sabe muy bien cuantos sentimientos mueven a quienes van a otras tierras a repartir amor y esperanza.

”Nos mueve el internacionalismo, la geografía no puede limitar el acceso a la salud de una persona, siempre el cubano va a estar al lado de las personas que más lo necesiten. Cuba siempre va a estar orgullosa del personal de salud donde quiera que se encuentren”, afirman, quienes también tuvieron la posibilidad de estar en varios momentos cercanos a Evo, en actos públicos y visitas que realizaba el Presidente boliviano a la Clínica y a quien califican como “un hombre sencillo, humano, cualquiera que se le acercaba se tiraba fotos, sonreía, era incansable trabajador, con una cualidades humanas extraordinarias”, ratifican.

¿Qué mensaje envían ahora en su Patria chica al pueblo cubano?

Ante la pregunta la respuesta no se hace esperar: “Las gracias por la preocupación en los días difíciles, ya estamos aquí junto al pueblo cubano para ofrecerles salud, que es lo que más deseamos en este instante, cuando seguimos llevando mensajes de amor a cualquier persona en el mundo que necesite de nosotros”, dicen convincentes mientras saborean una taza de café cubano en el calor de su hogar.

Así, altivos, regresan, con el sentimiento de la misión cumplida y la certeza de que el amor y la verdad son armas que siempre vencerán a la mentira y el odio.