El ejemplo de Idalia seguirá rondando nuestros campos (+Audio)

El ejemplo de Idalia seguirá rondando nuestros campos

¡Qué hermosa biografía logró entretejer Idalia Pérez Zamora con sus incansables manos, su voluntad y su talento de campesina!


Ya con la cabellera totalmente blanca de avanzada octogenaria se vio obligada a ceder por vez primera y dejará de regalarnos en lo adelante su infatigable aporte cotidiano por las leyes infranqueables de la biología, pero su alma rebelde y espíritu de sacrificio seguirán rondando nuestros campos admirada por todos los que la conocimos.

Idalia fue la primera mujer que desafió su tiempo y el machismo para convertirse en la primera cubana en ocupar la presidencia de una Cooperativa de Producción Agropecuaria.

Desde muy joven cuando la Revolución apenas comenzaba se entregó a la obra de cambiarle el rostro magullado por el capitalismo a la campiña y pudo no solo ver sino contribuir a la desaparición de los bohíos, de la miseria y el analfabetismo hasta poder contemplar a los de su clase social de igual a igual con los demás humanos.

Fue fundadora de la ANAP, organización que ocupó gran parte de su corazón y de su mente, pero ella será recordada también por la FMC, los CDR, el Poder Popular, el Partido, en todas las organizaciones deja huellas imborrables. Es que Idalia nació  para entregarse y cumplir. Dicen, y yo se que es verdad, que llegó a desempeñar siete cargos al mismo tiempo en diversas organizaciones, sin dejar de cumplir jamás una tarea.

La última vez que la entrevisté durante uno de los recurrentes y merecidos homenajes recibidos, levantó su voz contra los especuladores que no sudan la camisa y se llevan las mayores ganancias al revender a altos precios los alimentos que produjo el campesino con gran sacrificio. Por eso no me es difícil imaginar la alegría con que recibió el tope de precios este verano.

La rica biografía de esta humilde mujer del campo fue posible porque hubo un Fidel y una Revolución, por eso no tuvo temor a enfrentar y persuadir incluso hasta a su terco esposo, como a los demás, permeados de prácticas machistas enraizadas en el campo, para fundar la CPA Antonio Maceo.

Idalia se marcha erguida y espontánea como siempre fue, reconocida en vida por sus virtudes y a los que la admiramos nos queda la satisfacción que nos deja el verbo de Martí que nunca miente, su muerte no es verdad porque cumplió, y con creces,  la obra de la vida. No tengo dudas de que Idalia Pérez Zamora seguirá rondando nuestros campos con su ejemplo.