Siempre, Albertico

El Dr. Alberto Morales Salinas emprendió su viaje hacia la eternidad luego de enfrentar una lucha titánica por la existencia.
Prefiero recordarlo como el ponente laureado en diferentes eventos nacionales o del mundo.

Lamentablemente el cáncer pudo más, y aunque guarde un minuto de silencio por su memoria, prefiero ver al Dr. Alberto Morales Salinas como aquel profesional que subía, una y otra vez, las escaleras del Cardiocentro para tratar de descubrirle secretos al corazón e investigar sobre múltiples afecciones causantes de males irremediables.

Por mucho que traté de evadir la noticia y de hacerla increíble esta llegó. El Dr. Alberto Morales Salinas emprendió su viaje hacia la eternidad luego de enfrentar una lucha titánica por la existencia.

Lamentablemente el cáncer pudo más, y aunque guarde un minuto de silencio por su memoria, prefiero verlo como aquel profesional que subía, una y otra vez, las escaleras del Cardiocentro para tratar de descubrirle secretos al corazón e investigar sobre múltiples afecciones causantes de males irremediables.

Prefiero recordarlo como el ponente laureado en diferentes eventos nacionales o del mundo, defendiendo sus trabajos científicos aun cuando la enfermedad desgastaba su organismo, pero la fuerza del alma lo hacía imponerse porque tenía el compromiso con el prójimo, ese que juró el día en que se hizo médico, y sabía que no había un segundo que perder si se trataba de la salud de sus semejantes.

Quisiera recordarlo siempre por su ética, por el afán de plasmar los conocimientos en importantes publicaciones universales, aunque en ocasiones resultara controvertido, pero de las divergencias también se aprende.

Dr. Alberto Morales Salinas.

Lo seguiré viendo con su impecable bata blanca, y una vez en el hogar dedicarse a la pasión por el pequeño Kevin a quien nunca le faltó la orientación precisa, la palabra oportuna, las preocupaciones de padre, y el amor filial que supo entregarle.

Junto a él recordó las insuperables lecciones que deja la lectura de El Principito, le enseñó los colores y tropiezos de la vida, y jugó a la par del infante procurando siempre que en cada jornada primara ese matiz humano que arropa a los futuros hombres de bien.

Me pregunto, una y otra vez, el por qué de estos desenlaces. Alguien pudiera decirme… «es la ley de la vida» y no deja de tener sentido. Aún así, no encuentro respuesta convincente. Quizás algún día la tenga.

Y si algo merece la mayor presea de oro es el cuidado que le brindó su familia con la esperanza de resistir los embates. Ahí está Elisa, quien venció esos instantes en que las fuerzas fallaban para superarlos con el instinto maternal, a pesar de encontrarse herida por dentro.

No hablo de despedidas Albertico. Simplemente es un alto en el camino porque hay luces que iluminan para siempre, y por tu entrega a la vida, en el relativo corto tiempo vivido, tienes tu olimpo reservado en lo alto del universo.

Se han publicado 17 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Ricardo González

    Muchas gracias a la CMHW y en especial a la colega Xiomara Rodríguez por compartir este trabajo. ëxitos.

  • Wen_Molina

    EPD Dr. Siempre en la memoria de todos sus pacientes estará...no me alcanzará la vida para agradecerle lo que hizo por mi mamá....que Dios lo tenga en su gloria :-(

  • Zuleica

    ES MUY TRISTE LEER NOTICIAS COMO ESTAS, SENTIRSE IMPOTENTE ANTE LA MUERTE NO NATURAL SOBRE TODO CUANDO SE TRATA DE PERSONAS JÒVENES Y SIN PODER HACER NADA PARA ENFRENTARNOS A ESE TERRIBLE MAL. EPD.MIS CONDOLENCIAS A SU FAMILIA

  • Silvia Jacome alfonso

    Siempre estará en nuestra memoria.Desde la infancia lo conocimos. Luego como el amigo y profesional. La eternidad no se lo llevo. En cada paciente curado, atendido, en cada corazón que lata hay un pedacito suyo.

  • maylin

    Es muy dolorosa la muerte de una persona tan profesional como el Dr. Alberto.
    Llegue a sus familiares mis más sentidas condolecias.

  • Mery Ramirez Fariñas

    Que lamentable la noticia. Mi màs sentido pèsame para sus familiares y amigos. QPD.

  • Aury Guerrero

    Lindas palabras hacia un gran ser humano, profesional, hijo, padre y esposo. El tenia muchos deseos de vivir para sacar adelante y ver crecer a si hijo pero el destino no lo quizo así. Nos unimos al dolor de sus padres y pedimos a Dios les de resignación y mucha fortaleza, nos duele mucho su partida, Dios le de descanso eterno. desde Guatemala le enviamos un fuerte abrazo a su familia en Cuba.

  • Gloria Castellanos González y TT

    Qué se puede comentar si el artículo lo dice todo.Solo quiero agregar algo más sobre Elisa, su madre. Cumplió lo que le prometió, cuidarlo hasta la muerte y ahora le queda la gran tarea de atender a Kevin con todas las fuerzas de su alma y su corazón. Dios bendiga a esa tremenda madre y le de el consuelo necesario y que el Señor lo reciba en su Gloría.

  • Yordania

    No lo conocía pero hoy hablar de él que dios le de la pas eterna y conformidad a sus familiares aunque sé que la ida de un ser querido de un papá un abuelo y un esposo ese memento nadie lo espera mis pésames para sus familiares

  • Daniellys yera

    Te recordaremos siempre Alberto como aquel profesional entregado a su labor, que atendía a todos sus pacientes. Que no le decía que no a nadie, que entregó su vida al estudio, que amaba su profesión y era una excelente persona, humano, simpático, alegre y seguro de si

  • María Elena

    No lo conocí, pero lo lamento mucho, perdió, como otros miles, la lucha contra esa penosa y dolorosa enfermedad CANCER, creo nunca existirá cura para ella, quiero ser optimista y pensar que un día algún científico la descubrirá, aunque pienso será bien difícil. Es esta una enfermedad que los síntomas se reflejan como un padecimiento corriente, al principio no se le toma en cuenta porque se estima que las dolencias serán pasajeras, luego, cuando se manifiesta hay poco que se pueda logara. Lo sé porque lo he vivido con mi esposo, aquejado de afectación en un riñón por cálculo renal atascado en el uréter, pasó años con su dolencia, cuando nos vinimos a percatar por la falta de peso y perdida de hemoglobina, casi era tarde, en ese propi riñón tenía un tumor, fue extirpado en Nefrectomía total, pero aun no vivimos tranquilos, esa maldita enfermedad eso nos deja, la incertidumbre, el miedo a que reaparezca, son muchos los cuidados y nuestros desvelos, la lucha contra esa enfermedad se torna un martirio. EPD, una lamentable pérdida.

  • Clara Katiuska Prieto Díaz

    Siempre recordará mi familia al médico amigo que nos acompañó en los momentos difíciles de la enfermedad de mi padre y que hoy, desde esa otra dimensión, seguirá junto a nosotros. Gracias Albert por brindarnos tu amistad, profesionalidad y grandeza. Descansa en paz amigo.

  • hazelo

    Te conocimos bien y muy profesionalmente fuimos atendidos por ti mi esposo y yo mis condolencias para tus familiares, te recordaremos en cada paciente en cada rincon del cardiocentro de Villa Clara donde siempre estaras.

  • Lelys Guerra

    Albert como siempre le decía , eres una estrella tan iluminada , que Dios te llevo con el , abnegado , serio , responsable e humilde Que Dios te acoja en sus brazos y mi más sentido pésame a toda la Familia , serás recordado siempre con mucho cariño , te Amamos ????????

  • Oneisy

    Que dios siempre lo tenga en su gloria. Es muy triste esta enfermedad, desde Santiago mis más sentidas condolencias a sus familiares y amigos.
    Amén

  • Teresa Saavedra Aleman

    Ejemplo a seguir por sus cualidades como profesional excelente padre hijo hermano con una familia increíble que lo apoyo en todo momento personas así siempre vivirán porque al recordarlo estaremos fomentando los mensajes para la vida que dejo mis sentido pésame a Elisa y José mis amigos

  • Dra Martha Sonia Robaina Castellanos

    En realidad no lo conocí personalmente, pero sí tenía referencias del Dr Morales a través de pacientes que fueron atendidos por ambos, y al leer los comentarios tan conmovedores me siento obligada a desearle que descanse en paz, todo muestra que fuiste muy querido por tu familia , amigos y pacientes; a todas luces, fuiste una persona excepcional. Para sus familiares, mis condolencias.