Acciones a favor de la naturaleza en jornada por Medio Ambiente

Acciones a favor de la naturaleza en jornada por Medio Ambiente

La recuperación del suelo figura entre las acciones para restañar los daños provocados al paso del huracán Irma por Villa Clara, tareas todas ubicadas en el centro de la jornada por el Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebrará  el martes cinco de junio venidero.

De las faenas para mejorar la tierra sobresale la existencia de polígonos para la conservación del suelo, el agua y el bosque” en los 13 municipios del territorio villaclareño, con planes encaminados a minimizar la erosión, dificultades del drenaje, compactación y salinidad.

María del Carmen Velazco, delegada del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en la provincia, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que este año la Jornada   se dedica a los esfuerzos por mejorar la situación dejada por el fenómeno atmosférico.

La vegetación  se encuentra muy dañada por Irma, para lo cual se trabaja con fuerza en ecosistemas de la cayería, el área montañosa y las  cuencas hidrográficas Zaza, Hanabanilla y Sagua la Grande, todas de interés nacional, destacó.

Significó que las aguas del huracán junto a la continuidad de las precipitaciones, beneficiaron los embalses  pero por la importancia del recurso agua  su cuidado se mantiene como prioridad en la labor medio ambiental.

Velazco subrayó la necesidad de una disminución en el consumo del líquido en el área industrial  y se refirió a la relevancia de elevar los resultados en el Grupo Azucarero Azcuba y la Industria Alimenticia, en general.

Informó que el municipio de Encrucijada resultó elegido para la celebración provincial del Día Mundial del Medio Ambiente por sus resultados e incidencia en el proceso de recuperación del huracán Irma.

Destaca la rehabilitación de las afectaciones del huracán  en el asentamiento costero Emilio Córdova, con la fabricacíon de 54 viviendas, en tiempo record, tres de ellas son de reubicación de la zona del litoral.

Sobresale el trabajo en el rescate de especies amenazadas como el manatí antillano, además de la educación ambiental en las comunidades marítimas y el programa de protección y vigilancia, principalmente en el área de la Bahía de Nazábal.