Avanza recuperación de viviendas en Villa Clara

Avanza recuperación de viviendas en Villa Clara

En la provincia se observa un horizonte que se transforma tras la devastación provocada por el huracán Irma.

El recuerdo del huracán Irma sigue más lacerante en aquellos que lo perdieron todo o casi todo, pero reconforta apreciar cómo se desvanecen sus huellas a golpe de la renovación constructiva en esta provincia, confirmado en la solución de 17 776 afectaciones en viviendas hasta enero último, y de otras instalaciones de la prestación de servicios a la población.

Los cuatros meses transcurridos después del zarpazo, que sumió en el desasosiego a los damnificados, demuestran que nadie ha quedado olvidado. Después de las primeras ayudas, a horas de ocurrir el siniestro, se ha seguido de manera sostenida para resolver la situación.

Obvio que la problemática mayor radica en el restablecimiento de los inmuebles, de los que perjudicó más de 51 000, por ejemplo, en Villa Clara.

El titánico resarcimiento que se ejecuta progresa, aun sin avanzar a un ritmo más acelerado, como se quisiera, por un problema de limitaciones de recursos materiales.

Pero lo hecho en los últimos cuatro meses en el territorio muestra un horizonte que se transforma tras la devastación, trascendió en un análisis sobre el comportamiento de la recuperación.

Entre lo realizado se incluyen la construcción de 240  nuevas viviendas por la vía estatal y 28 por esfuerzo propio, así como 477 perjudicadas por derrumbes parciales. Además, arreglaron 14 132 techos dañados en parte y 2 832 totales.

En la actualidad se encuentran en proceso de ejecución otras 610 casas por parte del Estado y se completa el movimiento de tierra para iniciar la ejecución de otras, mientras que por esfuerzo propio, en lo que corresponde a los derrumbes totales, hay comenzadas 1 281 acciones constructivas, de estas 182 por subsidios.

En Villa Clara se han vendido materiales de la construcción por 99 243 500 pesos a más de 35 000 damnificados. De este importe 28 393 000 se pagaron en efectivo y el resto por crédito bancario.

La estrategia de trabajo se sustenta en tratar de resolver los daños de la vivienda lo más rápido posible, lo cual implica solucionar los numerosísimos derrumbes de techos parciales y totales, así como las viviendas destruidas.

En realidad la problemática tampoco resulta una cuestión de coser y cantar, falta mucho todavía por hacer, pero la inacción no ha tenido cabida. Inexorablemente va surgiendo un paisaje edificado mejor que aquel tumbado o dejado enclenque por Irma.