CMHW: alma, corazón y vida

CMHW: alma, corazón y vida

Así sencillamente: W. ¡Lo dijo W! Bastaría con mencionar esta consonante para certificar o dar credibilidad absoluta a una información.

Todavía hay por ahí quienes piensan que si la CMHW surgió el 15 de julio de 1933, ello guarda estrecha relación con el lugar donde se hizo Reina: porque Santa Clara había nacido como ciudad en idéntica fecha pero 244 años atrás.

Pero no. Fue la Perla del Sur, ciudad con donaire francés y que ya por esos años se atrevía a reclamar celosa el título de capital provincial, la que nos robó ese privilegio. De modo que, si vamos hasta la dirección correcta, allí en el número 220 del majestuoso edificio ubicado en la antigua calle Argüelles esquina a Gacel, fue desde ese exacto lugar, desde donde se emitió la primera señal de la Reina Radial del Centro.

Claro que no con la pujanza que alcanzaría después, porque como explicaban los propios medios de la época, la  estación surgida en la óptica  "El lente de Oro" tenía una potencia de 100 Watts en antena, un amplificador de 20 y una alimentación a base de vapor de mercurio. Lo necesario para que la emisora, que emitía desde la propia sala de la casa del Doctor Ramón González, se escuchara en la Perla, y ni un poquito más allá.

Sin embargo, eran días de radio, y en una carrera apresurada por crear nuevas emisoras, o comprar aquellas existentes, no pocos hombres empeñaron su esfuerzo. Tampoco era nada raro que las principales ciudades monopolizaran las plantas más eficientes, como sucedió cuatro años después cuando el empresario Guillermo Domenech fue hasta Cienfuegos para llevar la W hasta Santa Clara.

De un costado del antiguo Parisién a la esquina entre Marta Abreu y Zayas, y posteriormente, del edificio de la RHC Cadena Azul a la actual ubicación en el Palacio Municipal del Gobierno, los constantes traslados de la emblemática planta, hablan del tortuoso pero ascendente posicionamiento de una emisora octogenaria de triunfos.

Y así fue como la vigésimo cuarta letra del alfabeto español comenzó a adquirir especial significación para los villaclareños. Así sencillamente: W. ¡Lo dijo W! Bastaría con mencionar esta consonante para certificar o dar credibilidad absoluta a una información.

84 años avalan nuestra historia dándole alma, corazón y vida a todo un pueblo que hoy reconoce en este medio al más confiable y querido. Y cada día son miles los que sintonizan sus preferencias para saber la última verdad, enternecerse con su novela, amanecer con una tonada, o conocer lo que se vende, compra o permuta. No solo en Villa Clara, también allí en la hermana Cienfuegos, ya capital provincial, y un poquito más allá. ¡Dondequiera que un cubano busque lo genuino en el dial!