Ofrendas florales de Fidel y Raúl por víctimas de Barbados

Ofrendas florales de Fidel y Raúl por víctimas de Barbados    Ofrendas florales del máximo líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, y del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, evocaron jueves en La Habana a las víctimas del sabotaje hace 40 años a un avión de Cubana de Aviación en pleno vuelo, que provocó la muerte a 73 personas.
Ofrenda floral colocada en el monumento dedicado a Nancy Uranga, esgrimista cubana víctima del atentado a la aeronave 455 de Cubana de Aviación en Barbados, en ocasión del aniversario 40 del horrendo sabotaje. Pinar del Río, Cuba, 6 de octubre de 2016. ACN FOTO/Rafael FERNÁNDEZ ROSELL

Ofrendas florales del máximo líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, y del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, evocaron jueves en La Habana a las víctimas del sabotaje hace 40 años a un avión de Cubana de Aviación en pleno vuelo, que provocó la muerte a 73 personas.

Mercedes López Acea, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CCPCC) y primera secretaria de la organización política en La Habana, así como Olga Lida Tapia Iglesias, integrante del Secretariado del CCPCC, encabezaron el homenaje en el Panteón de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), en la necrópolis Cristóbal Colón, donde depositaron flores en varios nichos.
   Otro tanto hicieron familiares de los fallecidos en el abominable crimen ocurrido el seis de octubre de 1976 frente a las costas de Barbados, trabajadores de la aeronáutica civil, representantes del movimiento deportivo, de las FAR y del Ministerio de la Industria Alimentaria y la Pesca.
   Poco antes, una peregrinación de cientos de personas, con fotos de los asesinados y una enorme tela que decía ¡Exigimos justicia!, en alusión a la impunidad de los criminales, marchó hasta las bóvedas en las que reposan restos de los pocos rescatados de las profundidades del mar.
    Jorge de la Nuez Orozco, quien tenía siete años cuando mataron a su padre, afirmó que el Comité de Familiares Víctimas del Terrorismo de Estado continúa la lucha contra la impunidad que mantiene el gobierno de Estados Unidos sobre los autores del asesinato múltiple.       
  Vemos con dolor cómo la injusticia ha perdurado y, aunque entristece, seguimos nuestra denuncia en compañía del pueblo y dirigentes, quienes también dan la batalla contra el terrorismo, aseguró el primer orador de la ceremonia.
   Gerardo Hernández Nordelo, Héroe de la República de Cuba, señaló allí que elementos sin escrúpulos "truncaron las vidas de 73 personas, por no tolerar la existencia de un proyecto socialista en nuestro país".
   Sin embargo, aseguró que pueden tener la certeza de que siempre por cada terrorista que pretenda enlutar la Patria habrá miles de cubanos dispuestos a los mayores sacrificios para evitar semejante dolor en el pueblo.   
  La voladura del avión de Cubana de Aviación, vuelo CU-455, que cubría la ruta Guyana-Trinidad y Tobago- Bárbados-Jamaica y finalmente La Habana, constituyó un hecho estremecedor, como jamás había ocurrido uno igual en el hemisferio occidental.
   Por esa razón, en Cuba el dolor se ha  transformado en fuerza y coraje para llevar la verdad del caso a todos los escenarios, no solo de la Isla sino de otros países.
  Pero la esperada justicia nunca apareció y, por el contrario, los terroristas de origen cubano Orlando Bosch (fallecido en Miami en 2011) y Luis Posada Carriles, autores intelectuales confesos del abominable crimen, son protegidos por el gobierno de Estados Unidos.
   En su territorio recibieron el apoyo de la Agencia Central de Inteligencia, que los adiestró desde la década de los años 60, para cometer todo tipo de atentados contra el pueblo cubano y su Revolución.
   De las 73 personas que perecieron, 57 eran cubanas, 11 guyaneses y cinco coreanas. /Lino Luben Pérez