Pupo, reparador de sueños

Pupo, reparador de sueños
Roberto Pupo corrige detalles a uno de sus alumnos. Foto: Freddy Pérez Cabrera.

Pequeño de estatura y grande por sus conocimientos, Roberto Pupo Rodríguez es el responsable de la recuperación de muchos de los atletas que han transitado por las últimas series nacionales de béisbol, quienes han sufrido contratiempos musculares o de otro tipo. Su filosofía es la de trabajar de manera callada en la devolución del sueño a los atletas.

Eduardo Paret, Eliecer Montes de Oca, Yoide Castillo, Roidel Enríquez, Luis Borroto, Freddy Asiel Álvarez y Alaín Sánchez, entre otros, pueden dar fe de lo que ha significado en sus carreras deportivas este especialista, al que todos sencillamente llaman Pupo.

Si alguien quiere saber de su calidad como preparador físico, que le pregunte al jardinero central Oscar Machado, quien llegó de Japón con clavos en los tobillos, y Pupo le aplicó toda su experiencia para devolver a los terrenos a uno de los más versátiles jugadores que ha dado Villa Clara.

«Cuando muchísimos peloteros estábamos condenados a dejar el béisbol, por sufrir una lesión de envergadura, aparecía este entrenador como una esperanza para continuar soñando», expresó Machado.

Fue el entonces director del equipo de Villa Clara, Luis Enrique González, quien lo buscó en el Instituto Superior Pedagógico, donde ejercía como profesor, y lo llevó al elenco naranja, para que fungiera como scout de los planteles que se enfrentarían en la Serie Nacional 1991-1992. Sin embargo, su éxito llegaría un año después, cuando se alistó, junto al mentor Pedro Jova, como preparador físico de aquel conjunto ganador de tres campeonatos consecutivos.

«Esa fue la experiencia más linda de mi carrera. Recuerdo que, por ser un equipo muy combativo, siempre tenía a varios lesionados, razón por la que debí convertirme en el hombre al cuidado de Víctor Mesa, Eduardo Paret, Jorge Luis Toca, Rafael Orlando Acebey y otros. Ese empeño me obligó a prepararme de manera autodidacta», recordó Pupo.

Gracias al talento natural que lo caracteriza, en Villa Clara comenzó a realizarse un trabajo para fortalecer a los jugadores, utilizando técnicas como el ascenso y descenso de lomas y la preparación en la arena, además de emplearse los métodos japoneses para lograr un mayor estiramiento y flexibilidad en los peloteros, los cuales rindieron sus frutos.

Esos resultados los volcó en el libro Cómo caracterizar en el béisbol. Sistema rpr, las iniciales de su nombre y apellidos. «El texto indaga en la determinación de las fortalezas y debilidades de los jugadores, y constituye una herramienta para entrenadores y directivos del béisbol», expuso el especialista.

Luego de aquella experiencia, Pupo ha seguido ligado a la pelota, incluyendo la colaboración en tres ocasiones diferentes en Italia, y la preparación del equipo nacional de aquel país para los Juegos Olímpicos de Atenas-2004. A su regreso, todos los directores y jugadores del Villa Clara, y de otras provincias, han contado con sus consejos, en especial los lanzadores, a quienes transmite sus conocimientos en lo referido a la preparación física.

En la actualidad se le puede encontrar cada mañana en las áreas del estadio Augusto César Sandino, entrenando a Alaín Sánchez y a lanzadores juveniles de Villa Clara, quienes se han encomendado a la paciencia y la sabiduría de este reparador de sueños.

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Mariela

    Muchas felicidades amigo y deseo continúe su excelente trabajo técnico LABOR que ama.Muy bonita exposición un abrazo tu amiga MMS