Certeza y cordura primaron en la posposición de Tokio para verano de 2021

El maratonista estadounidense Jacob Riley tiene la esperanza de que, después de vencer la pandemia, seamos mejores seres humanos. Foto: diario del triatlón

Preservar la vida de todos los involucrados en la preparación de los Juegos Olímpicos es el objetivo esencial. La decisión, debido a la pandemia Covid-19, cuenta con respaldo internacional.



El acuerdo asumido por el Gobierno de Japón y el Comité Olímpico Internacional (coi) de realizar en el verano de 2021 los Juegos de Tokio, es prueba fehaciente del interés por preservar la vida de todos los involucrados en la preparación del evento.

La decisión llega cuando ni siquiera habían transcurrido 48 horas de que el coi manifestara su intención de esperar cuatro semanas para dar a conocer la respuesta definitiva acerca del posible cambio, motivado por el creciente azote de la Covid-19, pandemia que solo podrá batirse con la solidaridad y la fuerza del mundo entero.

Deportistas, entrenadores, árbitros, personal de apoyo, gobiernos, federaciones internacionales, comités olímpicos nacionales y otras organizaciones ligadas al movimiento deportivo en el planeta, mostraron, en reiteradas ocasiones, su preocupación por la salud de quienes participan en el montaje de Tokio-2020.

Granma conversó este martes con Roberto León Richards, presidente del Comité Olímpico Cubano (coc), quien expresó la satisfacción del movimiento deportivo en la Isla ante el aplazamiento de la justa. Desde el pasado domingo, el coc había mostrado su confianza en que el coi y las autoridades japonesas tomarían la mejor decisión, explicó Richards. Ratificó que esta es una clara señal del espíritu que anima al olimpismo: apoyar la solución de la pandemia y buscar el mejor camino para celebrar los Juegos en presencia de todos los comités olímpicos nacionales del mundo.

Japón, que defendió la posibilidad de mantener el 24 de julio para inaugurar el evento –ante la esperanza de que la Covid-19 pudiera erradicarse en un periodo anterior a junio– mes hasta el cual el coi había extendido el cierre de los torneos clasificatorios, entendió el justo reclamo de quienes pedían la postergación de la cita.

AMPLIO APOYO INTERNACIONAL

Ningún atleta desea competir en el máximo evento del orbe sin estar en su mejor forma deportiva. De ahí que la canadiense Chalsey Gotell, presidenta del Consejo de Atletas del Comité Paralímpico Internacional, catalogara la postergación del clásico como «una noticia bienvenida».

«Tengo tantas ganas de competir y, aunque es un aplazamiento y no una cancelación, hay incertidumbre (...). Confío en que podremos superar esto, pero no seremos los mismos, espero que seamos mejores», afirmó Jacob Riley, maratonista estadounidense de 31 años, en su cuenta de Instagram.

Recientemente, el británico Sebastian Coe, bicampeón olímpico y titular de la actual World Athletics (antigua iaaf), había puesto sobre la mesa su preocupación respecto a mantener la fecha inaugural de los Juegos. Ahora, amén de celebrar el desenlace del tema, dijo que la entidad dirigida por él trabajará con el coi y los demás involucrados en el nuevo calendario propuesto para la cita.

El pasado lunes, la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe), que reúne a más de una treintena de países, había dado a conocer, mediante una videoconferencia, su apoyo a la determinación que asumieran los organizadores de Tokio-2020.

PENDIENTES DE CLASIFICACIÓN

«Plantear un buen sistema de clasificación, ya que de los 11 000 deportistas que participarán, quedan unos 5 000 por ganar sus boletos», es una preocupación de Julio César Maglione, titular del Comité Olímpico Uruguayo y de la Federación Internacional de Natación, criterio que planteó después de acoger como justo el aplazamiento del certamen.

Dirigentes y atletas de Panamá también apoyaron la decisión de mover para 2021 el evento. «Es una oportunidad para que nuestro trabajo se vea reflejado en más clasificados y llegar a Tokio mejor preparados», aseguró su Comité Olímpico.

Días atrás, Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico de España, argumentó que, dado el notable aumento de la Covid-19 en su nación, los atletas suspendieron su entrenamiento, situación ante la cual quedaban en desventaja. Este martes afirmó: «El coi nos da una gran noticia. Permite la igualdad de todos los deportistas y salvaguarda su salud».

Afectados por guerras, conflictos políticos, pandemias, entre otras razones, esta es la cuarta oportunidad en que se suspenden unos Juegos Olímpicos. Las ediciones de Berlín-1916, Helsinki-1940 y Londres-1944 fueron perjudicadas por las dos Guerras Mundiales, más allá de los boicots a Moscú-1980 y Los Ángeles-1984, que vieron disminuidas las asistencias de comités olímpicos.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.