Villa Clara se luce al bate y derrota a Las Tunas

Villa Clara se luce al bate y derrota a Las Tunas
El momento cumbre para el equipo de Villa Clara fue el cuadrangular, con dos en circulación, de Norel González. Foto: Archivo

El Villa Clara de béisbol sigue muy bien al bate, pues este jueves pegó 12 imparables de todas dimensiones, con destaque para Norel González, y batió al puntero Las Tunas, 7 carreras por 4, en la serie nacional 58.


En el estadio Sandino, de Santa Clara, los villaclareños no le dieron tregua al derrotado Yadián Martínez, 8-2, en especial en los innings tres y cuatro con sendos racimos de tres carreras, que decidieron el desafío a favor de los locales.

El momento cumbre para estos fue el cuadrangular con dos en circulación de Norel González (de 4-3 con 4 impulsadas) ante el primer relevista, el zurdo José Adiel Moreno, que puso la pizarra decisiva en 6-0. La séptima la fletó Yurién Vizcaíno en el sexto episodio, con un roletazo por segunda base

Sin estar en su mejor noche con el control, Freddy Asiel Álvarez logró su cuarta victoria de la temporada, 4-5, y llegó inmaculado hasta el séptimo acto, cuando los Leñadores le hicieron tres, por jonrón de igual cantidad de anotaciones de Rafael Viñales. Freddy admitió un tubey de Jorge Johnson y se fue a las duchas, al llegar a los 120 lanzamientos.

Daniel Conde vino por el corralillense y dominó al peligroso Alexander Ayala para “matar” la amenaza de los tuneros. Estos le anotaron una a Conde en el octavo capítulo, pero el noveno fue muy cómodo para el santaclareño, que se apuntó su primer salvado de la contienda.

De tal suerte, Las Tunas se mantiene al frente de la serie 58 con récord de 20-11, aunque lleva tres reveses al hilo. Por su parte, villaclareños, avileños y espirituanos están ahora a tres rayas de los Leñadores, todos con 17-14. Industriales, por su lado, está a tres juegos de la zona de clasificación con 14-17.

Este viernes, a las 7.15 de la noche, debe haber un duelo entre los zurdos Dariel Góngora, que le ha ganado tres veces a Villa Clara, y el artemiseño Misael Villa, por los anfitriones.