Cultura física y disciplina en beneficio de la comunidad

Cultura física y disciplina en beneficio de la comunidad

Después que construyeron el gimnasio a una cuadra de su casa hace aproximadamente dos años  a José Luis González García  han dejado de dolerle los huesos.

Para este campesino de 69 años y residente en el poblado de Buenavista, en Villa Clara, los nuevos equipos e implementos
instalados por funcionarios del deporte le vienen como bálsamo,  en medio de los achaques provocados por la guataca, el arado y sus casi siete décadas de existencia.

Al campo voy tres veces a la semana, pues el médico me prohibió ir diariamente. Entonces, las jornadas que estoy en la casa, aprovecho las tardes y me llego a los nuevos aparatos y realizo los  ejercicios que me indica el especialista en cultura física del local, comentó José Luis.

Decenas de biosaludables funcionan en cabeceras provinciales, municipales y en varios Consejos Populares del país,  a los cuales acuden jóvenes, adultos y ancianos, sin distinción de sexo, con objetivo de fortalecer el organismo.

Los gimnasios dirigidos por profesores especializados en orientar a los practicantes sobre los procedimientos adecuados para ejercitar el cuerpo humano incrementan también su número, principalmente dentro de las zonas urbanas.

Vladimir Rodríguez Aguilar, jefe del departamento provincial de actividad física en Villa Clara,  explicó que la división del programa se estructura por áreas.

Una se enfoca  en la  musculación mediante el trabajo con pesas en los gimnasios  y la otra en  los espacios al aire libre destinados a ejercicios más sencillos como las barras fijas, paralelas, bicicleta y otras prácticas aerobias.

Ambas áreas priorizan la actividad cardiovascular, se exige al practicante que tres veces por semana debe dedicar horas a correr y caminar para conservar el buen estado del corazón a través del equilibrio entre la fuerza y la agilidad.

En los gimnasios de musculación, basados en el trabajo masivo y dosificado con pesas, resulta obligatorio para cada aspirante un chequeo médico antes de inscribirse para la práctica, examen que se repite anualmente.

De ser aprobado según el criterio del doctor, comienza la etapa de adaptación entre 21 días y un mes, precisó Roger Rodríguez, especialista al frente del área de musculación en el Campo Sport, de Santa Clara.

A cada ejercitante se le aplica un programa individual, según su composición corporal y capacidad física, en el que aumentan las cargas y repeticiones con la progresión que normalmente ocurre  después del periodo de adaptación.

Los entrenadores deben tener el programa de cada practicante actualizado, la fuerza que van a hacer en determinado día con su correspondiente secuencia, acotó Rodríguez.

La práctica dosificada consiste también en la aplicación de pruebas de eficiencia física cada cierto periodo de tiempo que incluyen ejercicios de planchas abdominales, salto de longitud, resistencia, flexibilidad y fuerza del individuo acostado, en posición erguida y de espalda.

Diversos factores atentan contra los esfuerzos por impulsar la cultura física; las indisciplinas sociales resultan las
más preocupantes.

Según Vladimir Rodríguez la mayoría de los 37 biosaludables villaclareños sufren de la inconciencia de ciertos individuos que
irrespetan la propiedad social y destruyen los aparatos con los que muchas personas efectúan sus ejercicios diarios.

Funcionarios del Campo Sport, de Santa Clara, como solución a estos lamentables hechos, establecieron un cercado perimetral en cada una de estas áreas, en las cuales los propios funcionarios y entrenadores se dedican al mantenimiento de los implementos para que la instalación disponga de buena calidad.

Yulier Casas Estrada, asistente a una instalación aledaña al Comité Provincial del Partido, planteó que las autoridades del deporte deberían situar un biosaludable en cada consejo popular de la ciudad pues desde la zona en que reside hasta el área deportiva señalada, debe recorrer una larga distancia.

Casas confesó que prefiere el Campo Sport por las buenas condiciones del inmueble, la óptima conservación de los equipos y el trabajo de los profesores que orientan cada procedimiento.

Suelo asistir a ese centro en específico porque el biosaludable de donde vivo en Condado Sur está en muy malas condiciones, debido a las indisciplinas de gente inescrupulosa y a su ubicación próxima a lugares de conductas antisociales y fenómenos de violencia, manifestó Adrián Rojas Abreu.

Vale la pena entonces velar por el cuidado de las instalaciones que autoridades  del deporte ponen al alcance de las personas de manera gratuita y a tres pesos en moneda nacional en gimnasios con pesas, sin dudas una opción provechosa para la salud a disposición de todos.