Defender opciones culturales con valor creativo y estético

Defender opciones culturales con valor creativo y estético

Orientado a actualizar regulaciones que datan de 1997, el Decreto 349 hecho público por la Gaceta Oficial de la República de Cuba, establece las contravenciones en materia de política cultural y sobre la prestación de servicios artísticos y de las diferentes manifestaciones del arte.

Orientado a actualizar regulaciones que datan de 1997, el Decreto 349 hecho público por la Gaceta Oficial de la República de Cuba, establece las contravenciones en materia de política cultural y sobre la prestación de servicios artísticos y de las diferentes manifestaciones del arte.
Este documento, que entra en vigor en el presente mes y defiende el principio de disfrutar de opciones culturales con alto valor creativo y estético, define las medidas a aplicar a personas naturales o jurídicas en lugares o instalaciones públicos estatales o no estatales, cuando incurran en violaciones de las normas y disposiciones vigentes.
De acuerdo con su articulado, constituyen contravenciones el proceder del que apruebe o permita la realización de servicios artísticos, o la utilización para ello de medios e instalaciones pertenecientes a su entidad, o aquellos asociados a la actividad comercial que tiene autorizada, sin que dichos servicios hayan sido aprobados y contratados por la institución cultural a la que corresponda ejercer esa función.
Esa conducta se considera muy grave, igual que la de aquel que realice o permita el pago a un artista o colectivo artístico sin que sus servicios hayan sido contratados a la institución cultural que los presta y el que como artista individual o actuando en representación del colectivo al que pertenece, brinde servicios artísticos sin la autorización de la entidad a que corresponda prestarlos.
Asimismo, califica de conductas graves la del que sin estar autorizado por la entidad a que pertenece el artista o colectivo artístico, actúe en representación de estos, y el que preste servicios artísticos sin permiso para ejercer labores artísticas en un cargo u ocupación artística.
De igual modo, se considera contravención y conducta muy grave cuando una persona natural o jurídica, al utilizar los medios audiovisuales, muestre los símbolos patrios en contraposición con la legislación vigente.
Ocurre lo mismo en cuanto a los contenidos con pornografía, violencia, lenguaje sexista, vulgar y obsceno; discriminación por el color de la piel, género, orientación sexual, discapacidad y cualquier otra lesiva a la dignidad humana; manifestaciones contra el desarrollo de la niñez y la adolescencia y cualquier otro comportamiento que quiebre las disposiciones legales que regulan el normal desarrollo de nuestra sociedad en materia cultural.
La actuación de una persona natural o jurídica constituye una contravención en los casos en que difunda la música o realice presentaciones artísticas en las que se genere violencia con lenguaje sexista, vulgar, discriminatorio y obsceno; establezca espacios de comercialización de las artes plásticas sin tener la autorización que corresponde, ni estar inscrito en el Registro del Creador de las Artes Plásticas y Aplicadas; no suscriba los contratos establecidos para las presentaciones artísticas y comercialice libros con contenidos nocivos a los valores éticos y culturales. Todas son conductas muy graves.
Da pie a una contravención el que ignore las disposiciones vigentes en materia del derecho de autor; no cumpla con los contratos concertados por la entidad correspondiente en relación con los niveles sonoros normados en la realización de espectáculos en vivo y actividades de cualquier índole, y viole los niveles permisibles de sonido y ruidos o realice un uso abusivo de aparatos o medios electrónicos. Se les define como conductas graves.

MEDIDAS ANTE LAS CONTRAVENCIONES
Apercibimiento.
Multa.
Comiso de los instrumentos, equipos, accesorios y otros bienes.
Conjuntamente, la autoridad facultada puede suspender de manera inmediata el espectáculo o la proyección de que se trate y proponer la cancelación de la autorización para ejercer la actividad del trabajo por cuenta propia, según corresponda.
Cuando la contravención cometida sea de las clasificadas como graves, la cuantía de la multa a imponer es de mil pesos y a las muy graves les corresponden 2 000 pesos.
El comiso procede de forma independiente o de conjunto con la multa, de conformidad con la gravedad del hecho.
El apercibimiento se utiliza excepcionalmente en el caso de aquellas conductas que, con independencia de su clasificación en el presente Decreto, la autoridad facultada valore que desde el punto de vista del impacto político-cultural no amerita la imposición de una medida más severa. Su aplicación es por escrito y se considera como antecedente ante otra infracción.
La autoridad facultada que detecte la comisión de una contravención y compruebe, además, que en un periodo de un año natural la misma persona incurrió en más de una contravención de las establecidas por este Decreto o se le aplicó apercibimiento, lo considera reincidente y le impone una multa única, cuya cuantía será igual al doble de la multa correspondiente a la contravención clasificada como muy grave.

AUTORIDADES FACULTADAS PARA IMPONER LAS MEDIDAS Y RESOLVER LOS RECURSOS
Las autoridades facultadas para inspeccionar, conocer las conductas que constituyen contravenciones recogidas en el presente Decreto e imponer las medidas pertinentes son los supervisores-inspectores designados por la autoridad correspondiente del Ministerio de Cultura, así como los inspectores que se aprueben por los directores provinciales y del municipio especial de Isla de la Juventud de Cultura.
La persona a la que se le imponga una de las medidas contenidas en este Decreto puede establecer recurso de apelación mediante escrito fundado dentro de los diez días hábiles siguientes a la fecha en que se le notificó la medida.
La autoridad administrativa facultada para conocer y resolver el recurso es, según corresponda, el Ministro de Cultura (para las medidas impuestas por el supervisor-inspector) y los directores provinciales y del municipio especial de Isla de la Juventud de Cultura, cuando la medida sea impuesta por un inspector por ellos designados.
La autoridad resuelve el recurso en un término de 30 días hábiles posteriores a su recepción, lo que hace mediante Resolución. Contra la decisión adoptada no cabe otro recurso en la vía administrativa.

¿QUÉ SUCEDE CON LOS INSTRUMENTOS, EQUIPOS, ACCESORIOS U OTROS BIENES DECOMISADOS?
Se mantienen bajo la custodia de la autoridad facultada. Una vez transcurrido el término de diez días hábiles posteriores a la solución del recurso de apelación, si este se declara a favor del reclamante, le son devueltos.
De no tener lugar la apelación, lo decomisado es entregado, mediante acta, al responsable de la manifestación artística de que se trate.
De no establecerse el recurso de apelación, transcurrido el término previsto, se da el destino señalado anteriormente (527 Gaceta Oficial 10 de julio del 2018).

¿CÓMO PROCEDE EL SUPERVISOR-INSPECTOR O INSPECTOR?
Cuando compruebe la comisión de una contravención y la circunstancia del hecho, aconseje suspender el espectáculo o la proyección, solicita a la institución que lo representa o aprobó y al director provincial de Cultura o del municipio especial de Isla de la Juventud, según sea el caso, que aplique la medida.
El supervisor-inspector o inspector que solicite la suspensión del espectáculo o la proyección de que se trate y considere que se debe cancelar la autorización para ejercer la actividad del trabajo por cuenta propia, elabora un dictamen contentivo de los elementos que lo llevan a proponer esta cancelación en un término de 72 horas, el cual es avalado por su jefe inmediato y se presenta a la autoridad competente.
En todos los casos, se da conocimiento de las medidas aplicadas a la máxima autoridad de la entidad laboral con la que el infractor mantenga vínculo, a los efectos de su conocimiento y de la aplicación de las medidas disciplinarias que resulten procedentes.