ETECSA garantizará calidad del servicio 3G

ETECSA garantizará calidad del servicio 3G

El proceso de informatización de la sociedad cubana tuvo en el año 2017 un momento muy significativo. Para el año 2018, uno de los retos fundamentales de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, ETECSA, ya anunciado, es la salida del servicio de datos para que los cubanos tengamos Internet en los móviles.

En un recorrido con directivos y especialistas de la División de Servicios Móviles de ETECSA por radiobases en diferentes niveles de funcionamiento en el este de la capital cubana, se supo que este es un proceso que inició con fuerza desde el año 2015 y que tuvo un auge mayor en 2016 y 2017.

Según Frank Pavón Carbonell, director central de esta División, se ha ido desarrollando un proceso bastante intensivo de despliegue de radiobases móviles en todo el país y en la capital con mayor énfasis, pues aquí se encuentra prácticamente la mitad de los clientes móviles.

En antiguas zonas de silencio en las que ya conviven las tecnologías 2G y 3G mejora el servicio de llamada de voz y se permite el dato, garantizando que no exista interferencia ni perdida de señal.

¿Cómo se realiza la instalación de una radiobase para servicio 3G?

Al visitar una de las radiobases instaladas en el este de la capital cubana, Alexander Díaz, especialista en Desarrollo de la División Territorial, nos precisa que el primer paso es identificar, mediante un software, cuáles son los lugares más adecuados para la cobertura y transmisión, y a partir de ahí se decide la ubicación para poner el equipamiento, casi siempre encima de una edificación porque es menos costoso el proceso de instalación.

“En general la radiobase la compone el equipo donde ocurre el procesamiento de la información y la torre con sus antenas para la transmisión. Se le conecta la energía eléctrica, se realizan las pruebas que permiten comprobar los parámetros establecidos y se pone en explotación el servicio”, describe.

Durante el recorrido, José Leonardo Rubio, jefe del departamento de Operación y Mantenimiento de la Red Móvil de La Habana, explicó que cuando se recibe la radiobase ya instalada, se inicia un chequeo de la inversión a partir de la tarea técnica que se dio y se hace una revisión total del sitio junto con los compañeros de inversiones.

A partir de los datos resultantes de la fase de planeamiento y que ofrece la División de Servicios Móviles, se inicia entonces la instalación de los datos a la radiobase y se levanta el servicio, que en una primera fase va a ser un servicio de prueba –de prácticamente un mes-, aunque esté brindándose ya a la población, pero pueden existir cambios físicos en el equipamiento.

Cada radiobase sale ya con los dos servicios para dar mayores soluciones a la llamada de voz y fortalecer el de datos -asegura Rubio-, de forma tal que cuando se decida que el servicio se amplíe a la población, a los clientes, sea un servicio de calidad, y siempre será necesario un buen plan de inversión para que la sensación del cliente sea buena. “No se resuelve nada si se levanta el servicio y después es malo. Es preferible dedicarse un poco más de tiempo a la implementación de los nuevos sitios para que todo salga con la calidad que se quiere brindar”.

Respecto a la tecnología que se está empleando y la agilidad del proceso, señala el jefe de Departamento de Operación y Mantenimiento de la Red Móvil en la capital, que es de calidad óptima y está a un nivel comparable con cualquier país del mundo.

“Es una tecnología probada ya en nuestro país y ha dado muy buenos resultados. Seguiremos trabajando en este momento para –primeramente- sacar el servicio en las dos tecnologías autorizadas y después continuaremos el plan de desarrollo, tanto en sitios como en tecnologías para lograr que los clientes se sientan satisfechos de verdad del servicio que les quiere brindar la empresa”, afirma.

Con la instalación de 279 radiobases a lo largo de toda la Isla en 2017, ya existían al cierre del año más de 400. Al respecto, Yudith Toledo, directora de la División Territorial del Este de La Habana, confirma que este es un proceso complejo en el que se ha avanzado significativamente, para que todo esté listo en su momento y el servicio pueda salir con la calidad necesaria.

“Y los trabajadores de ETECSA y todos los que están comprometidos con el proceso del servicio estamos trabajando con un gran sentido de pertenencia, con una gran responsabilidad, siempre hacia adelante”.

Por su parte, Frank Pavón, director central de la División de Servicios Móviles, resumió: “ETECSA y el Ministerio de las Comunicaciones de nuestro país están haciendo acciones bastante intensivas para abrir los servicios celulares en su máxima expresión a todo el pueblo cubano. A pesar del bloqueo norteamericano, estamos trabajando y lo vamos a lograr”.