Persisten acciones para atenuar la sequía en las montañas

Persisten acciones para atenuar la sequía en las montañas

Variar los horarios de riego de los campos, evitar el aniego de la tierra, y regular el uso del agua de las represas, son algunas de las acciones que se ejecutan en las montañas de Villa Clara para atenuar los efectos de la sequía.


Atney Martínez, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en Manicaragua, explicó que en el caso del regadío se enfatiza en su uso en horas de la tarde para que el sol no evapore el agua y la tierra absorba la mayor cantidad del líquido.

En todas las cooperativas se preparan los terrenos con el objetivo de que estén listos a la llegada de las lluvias primaverales y puedan plantar cultivos de ciclo corto, añadió.

Martínez dijo que los asesores agrícolas orientan aprovechar al máximo las áreas, con siembras intercaladas para que el riego sea más efectivo.

Estas, junto a otras disposiciones, se cumplen porque la sequía es perceptible y los campesinos tienen conciencia de la difícil situación, puntualizó.

Agregó que ya hay zonas de las montañas donde emplean pipas para abastecer al ganado y evitar la deshidratación, y también se les garantiza el alimento a partir de los derivados que genera la industria azucarera.

Maylin Otero, especialista del Centro Provincial de Meteorología en Villa Clara, explicó que la falta de lluvias se mantiene constante desde octubre del 2016 con afectaciones en todo el territorio.

El déficit de precipitaciones se clasifica en la categoría de moderada a severa extrema, con el consiguiente efecto nocivo en el manto freático y los embalses, añadió.

La experta agregó que al este del macizo Guahuamaya se reporta la peor situación, aunque de manera general en todo el lomerío las lluvias de los últimos meses no satisfacen las necesidades de la tierra y la red hidrográfica.

Yunior Regalado, delegado del Ministerio de la Agricultora en Manicaragua, refirió que solamente en la Empresa Pecuaria La Vitrina, hay más de 200 embalses, entre pozos, micropresas, tranques y lagunas, que ya están totalmente secos.

Comentó que para proteger los rebaños de esa entidad, la de mayor masa de la provincia, se instalaron 20 bombas con paneles solares, además reconstruyeron 11 pipas con turbinas para extraer el agua de los acuatorios que aún están en uso, y luego las llevan hasta los potreros.